Ante la posibilidad de que se puedan presentar acciones de abuso durante el programa denominado Buen Fin que culminara el próximo 20 del mes en curso la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) mantiene acciones especiales de vigilancia para que se respeten los precios y derechos de los la ciudadanía, aseguró la titular de la dependencia Italia Almeida.

Durante los doce días del programa no solamente los comerciantes esperan recuperarse económicamente de los efectos que han sufrido por el cierre se sus comercios por la contingencia sanitaria, sino que también la población busca encontrar ofertas en productos y servicios que les permitan adquirir productos a bajos costos para no afectar más su economía.

Por lo anterior a decir de la titular de la Profeco, a diferencia de los años anteriores del Buen Fin en que se instalaban módulos para la recepción y seguimiento de las quejas de la población esta vez se tengan que implementar medidas diferentes para evitar que su actuación sea motivo de expansión de la enfermedad ocasionada por el virus del Covid-19.

“En este año como es un Buen Fin atípico en la Profeco tenemos más trabajo, porque vamos a tener brigadas itinerantes con personas perfectamente identificadas y acreditadas como representantes de la dependencia a los que la población inconforme se podrá acercar para presentar sus quejas y poder conciliar, por lo que ni habrá módulos en las plazas sin centros comerciales”.

La funcionara, manifestó que al mismo tiempo y como parte de las medidas de atención a las inconformidades de la población, se tendrán abiertos dos números telefónicos y un correo electrónico institucional para que se hagan llegar las quejas respecto a posibles abusos que se puedan presentar por parte de los comerciantes a lo largo de este Buen Fin.