A pesar de que este año la celebración del Día de Muertos quedó suspendida debido a la pandemia por Covid-19, las personas salieron a los mercados y centrales de abastos para adquirir los productos necesarios para la ofrenda.

Por lo que, de esa manera, la población buscar honrar a los Fieles Difuntos y darle continuidad a las tradicional celebración. En este sentido, las personas optaron por colocar ofrendas de diferentes tamaños y costos en sus hogares.

Luis Ochoa, de oficio taxista, manifestó que los productos que él adquirió para su altar los compró en la Central de Abastos de Pachuca, y su gasto fue de aproximadamente 800 pesos.

“Lo que más me sorprendió fue el precio del cacahuate, pues el kilo de este estaba en 80 pesos”, manifestó el ciudadano.

En el caso de las flores de cempasúchil, los precios por ramos, de acuerdo a su grosor, oscilan entre los 15 y 80 pesos, mientras que la denominada “manita de león”, su costo es de 25 pesos.

El tradicional papel picado tiene diferentes precios, dependiendo de su tamaño, pues el grande cuesta 12 pesos, el mediano 10 y el pequeño 8.

Otro de los elementos más característicos de la ofrenda de Día de Muertos es el pan, de dos sabores, guayaba y naranja, el cual varía entre los 10 y 20 pesos la pieza.

Asimismo, los precios de la fruta también varían de una a otra, pues el kilo de plátano se encuentra en 14 pesos, el de manzana en 20, el de guayaba en 12, el tejocote en 20 y la caña en 10.

Finalmente, la veladoras tienen un costo promedio de 18 pesos, pues este varía de acuerdo al tamaño de cada una y cuántas utilice cada persona para su altar.

Para la conmemoración de Día de Muertos, a pesar de que en Hidalgo el gobierno estatal decidió cerrar los oanteones, para evitar la propagación del SARS-CoV-2 Covid-19, la población sí acudió a los mercados y plazas a comprar lo necesario para su ofrenda.