El futuro postpandemia es incierto y lo único seguro es que cada día es más fuerte la idea de la recuperación verde, aseguró la encargada del despacho de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo, Raquel Ramírez Vargas al comparecer ante el Congreso del Estado como parte de la glosa del cuarto informe de gobierno.

En su mensaje ante los integrantes de la Comisión del ramo en la sexagésima cuarta legislatura local, la funcionaria destacó que en materia de política ambiental el eje fundamental en la agenda del gobierno del estado es lograr una convivencia armónica con la naturaleza, es decir; más pacífica, amable y respetuosa en beneficio de las familias hidalguenses.

“Ya que la pandemia causada por el Covid-19 transformó nuestros hábitos, así como la interacción del ser humano con el medio ambiente; fuimos testigos de cómo la naturaleza retomó su posición; la biodiversidad es parte esencial de nuestro mundo, conservar y preservar los ecosistemas es una tarea fundamental para el gobernador Omar Fayad”.

Añadió que en las acciones concretadas en el tiempo que se informa, en un tiempo récord, el Gobierno de Omar Fayad logró crear tres instrumentos indispensables para la gobernanza ambiental: la Estrategia Estatal de Biodiversidad, el Estudio de Estado y la creación de la Comisión Estatal de Biodiversidad, organismos que coordinan las investigaciones y acciones en materia de patrimonio natural.

Destacó también que, con un trabajo coordinado con el Congreso del Estado, se elaboró la Agenda Ambiental de la región de Tula, documento base para lograr el Programa de Restauración Ecológica. Derivado de esta gestión, la Comisión Ambiental de la Megalópolis autorizó cinco proyectos por un monto superior a los 20 millones para la realización de estudios técnicos de agua y aire.