Son 5 años consecutivos presente en los podios de Olimpiada Nacional, la joven nadadora Dalahí Azarel Meza Coronado comienza a consolidarse como una de las nuevas figuras del deporte hidalguense, pues en sus 12 años de carrera en la piscina, tiene la impresionante cosecha de 200 medallas logradas en diferentes competencias en su disciplina, quien aún tiene sueños por alcanzar, como hacerse de un lugar en unos Juegos Olímpicos.

Aunque nacida en Acapulco, Guerrero, siendo aún bebé Dalahí vino a radicar a Hidalgo, ya que por el trabajo de su papá, quien mudaba de lugares por su labor, los vientos la trajeron a Pachuca, donde a su familia le gustó la ciudad, por lo que decidieron radicarse definitivamente.

Dalahí recibió a Síntesis en su casa, donde compartió que desde muy pequeña, recuerda que su mamá le colocaba el chaleco y la lanzaba al mar con sus flotadores en las playas de Acapulco, para hacerse a la mar y empezar a aprender a nadar al ritmo del oleaje, lo que disfrutaba con su mamá, su papá, sus tíos y hermanos.

Ya radicando en Pachuca, a los 6 años de edad sus papás decidieron inscribirla en un curso de verano de natación, donde empezó a perfilar su gusto por este deporte, “me gustó mucho desde el principio”.

Recuerda que debido a algunas situaciones que atravesó a nivel familiar, eso le ayudó a enfocarse más en la natación.

Lo tomé como un refugio, fue muy divertido e interesante al principio y ahí fue donde me motivé muchísimo más para seguir teniendo resultados y soñar en grande”.

Luego de ese primer curso, Dalahí le pidió a sus papás la posibilidad de seguir nadando, por lo que siguió entrenando en el lugar que vio sus primeras brazadas, que fue el Swim Life, pero le gustó muchísimo más cuando obtuvo su afiliación a la Federación Mexicana de Natación, “yo ya me sentía como más importante de ser afiliada y tener competencia, donde participaran afiliados”.

Luego de Swim Life, pasó a formar parte de las filas del Club Olympia, teniendo como profesor a Fernando Mancera, quien al verla llegar, como hace con todos, lo primero que le preguntó fue que si quería ser campeona, a lo que ella y su mamá asintieron, por lo que aceptaron que deberían poner esfuerzo y disciplina en conseguirlo.

Fernando nos ayudó a ser muy disciplinadas, y obviamente a seguir siendo constantes en los entrenamientos, eso ayuda a tener buenos resultados”.

Dalahí reconoce que para llegar a la meta, hay que pasar por varias derrotas y tropiezos, “si los tuve, y los he tenido hasta la fecha, pero es una cosa para seguir motivándonos, soñar más grande y lograrlo”. Recuerda que su entrenador le daba ánimos durante su proceso, y poco a poco, empezó participando de competencia, en las que al principio no ganaba medallas, tampoco pasaba a finales ni a nacionales, pero su entrenador le ayudó mucho a trabajar y empezar a lograr resultados.

La sirena hidalguense dijo que su primer paso para empezar a convertirse en protagonista, se dio en una competencia en Querétaro, que era clasificatorio para buscar un lugar en un torneo nacional de natación que se hizo en Guadalajara. Esos días estaba por cumplir 11 años, y al terminar la competición, le dieron la sorpresa de que había logrado clasificarse a su primer nacional, “para mí fue un logro muy grande, pues sabíamos que no era imposible, pero ese momento podría ser difícil. Para nosotras fue algo muy grande”.

Su primer nacional no fue sencillo, pues quedó alejada de los lugares de honor, pero le motivó mucho pasar a un nacional siendo tan pequeña, así que no cejó en su empeño y después logró su primer pase a Olimpiada Nacional, a los 12 años de edad, en la modalidad de relevos, “me sentí muy emocionada, me dije voy a aprovechar y echarle muchas ganas, y a seguir trabajando más”.

En su segunda Olimpiada Nacional, recuerda que fue muy emocionante, porque ya empezó a pelear por el campeonato y estar en el top 5 de las mejores de natación, y en una prueba de 200 metros libres, gracias al impulso de su entrenador, le puso ganas y quedó entre las cinco mejores, al ganar medalla de oro. Y desde 2014, Dalahí Meza ha logrado conseguir durante 5 años estar en el podio de Olimpiadas Nacionales.

El primer gran salto de Dalahí se dio hace dos años, cuando obtuvo 6 medallas ella sola en Olimpiada Nacional, en pruebas individuales, el año pasado conquistó dos medallas de plata y en este 2019 casi repite la hazaña de 2017, pues se colgó 5 preseas en el nado.

Pero también Dalahí Meza aprecia sus logros internacionales, como sucedió este mismo año, en que acudió a competir con nadadoras de otros países, en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Barbados CCCAN 2019, donde de manera individual ganó dos medallas, y en relevos ayudó a cosechar tres medallas de oro. Para lograr participar de esta prueba, Dalahí logró su clasificación en el Gran Prix Senior en Tijuana, donde estuvo a nada de ir a los Panamericanos, pues sólo dos segundos la separaron de Lima, aunque su tiempo le dio la clasificación a Barbados, por lo que aprovechó para desmentir que a esa justa acudiera por invitación, pues se ganó la clasificación a pulso.

Haciendo cuentas con su mamá, Dalahí atesora 200 preseas, en las que están todas las medallas desde que empezó, lo que incluye campeonatos nacionales, Olimpiada Nacional, Copa Challenge, CCCAN Barbados y las que obtuvo en el Centroamericano y Caribe Juvenil, que tuvo como sede la ciudad de Mérida, “en ese día, era justamente el cumpleaños de mi mamá, y yo le dije ´te voy a regalar una medalla’. No me importó que fuera en relevos, pero fue muy importante para mí”.

Para Dalahí, el apoyo de sus papás ha sido fundamental y demasiado, sobre todo en lo económico, pues les reconoce que gracias a ellos han sido posibles la mayor parte de sus logros. Compagina su vida deportiva con la de estudiante, señalando que es complicado tener vida social, pues la natación y sus estudios de preparatoria son la prioridad, ya que está próxima a concluir el bachillerato.

Representar a Hidalgo desde su primer nacional, reconoce que fue algo mucho más grande, porque ya no era solo llevar la representación de si misma, de su escuela o club, sino del estado, lo cual ha hecho de manera destacada.

Sin embargo, a pesar de los logros, a Dalahí se le ha dificultado muchísimo conseguir los apoyos, “ha sido complicado, porque siempre se nos dice que no hay recursos, para nosotros como deportistas y para los papás es difícil acudir y pagar las competencias y convocatorias, por las cantidades que a veces piden”.  Refiere que los apoyos se piden mediante oficios, a los que no siempre hacen caso la autoridad estatal del deporte, y cuando levanta la voz para solicitar apoyo mostrando sus resultados, le ponen piedritas en el camino, “si recurrimos a los medios, las autoridades nos ven como conflictivos, y te afectan como atleta, te tardan las respuestas o te retiran apoyos y te quieren cortar las alas. Parece que quisieran leones enjaulados”.

Consideró que sí hay preferencias en el deporte estatal, “aunque digan que no, la verdad es que sí las hay, se tenía que decir y se dijo”, bromea.

Pero a pesar de ello, Dalahí persigue sus sueños, ya que abandera el recambio de figuras del deporte hidalguense, pues tiene como objetivos llegar a unos Juegos Centroamericanos y del Caribe de los mayores, conseguir estar en unos Juegos Panamericanos, y desde luego, estar presente en los Juegos Olímpicos, lo que sin duda con su talento y trabajo, y a pesar de la adversidad, podrá conseguir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMPARTIR