En Hidalgo, se siguen presentando casos de dengue en la zona de la Huasteca, ya que es la zona con más incidencia de esta enfermedad; sin embargo, también se detectó el primer caso en la zona de la Sierra, por lo que en total suman 225 casos de dengue en el estado, con una defunción hasta el momento.

De acuerdo con datos de la Dirección General de Epidemiología, el dengue tiene como foco rojo al municipio de Jaltocán, donde se han presentado 42 casos de dengue, con una tasa muy elevada de incidencia de 361.3 puntos considerando la incidencia por 100 mil habitantes.

San Felipe Orizatlán es el segundo municipio más afectado, con 36 casos, pero ha pasado al semáforo amarillo, ya que ahí fue donde se presentaron los primeros casos de esta temporada.

Sin embargo, el municipio de Huautla ahora aparece con indicador rojo, ya que presenta 25 casos, con una incidencia de 11.93 puntos, seguido por el municipio de Yahualica con 23 casos.

Además, se han presentado otros 90 casos, repartidos en los municipios de Huejutla, Atlapexco y Xochiatipán, correspondientes a la Huasteca hidalguense, en Huehuetla en la Sierra Otomí-Tepehua, y el primer caso en el municipio de Zacualtipán, en la Sierra Baja de Hidalgo.

En todo el estado se tienen registrados nueve casos de dengue con signos de alarma o dengue grave, con una defunción hasta el momento por esta causa en esta temporada.

Hasta el momento, el 70% de los casos confirmados de dengue corresponden a los estados de Veracruz, Chiapas, Jalisco, Oaxaca y Quintana Roo.

  • Los grupos de edad que están siendo más afectados por el dengue son los niños entre 10 a 14 años de edad, seguido de adolescentes entre 15 a 19 años.

En Hidalgo, se han presentado los serotipos 1 y 2 del dengue, aunque en el vecino estado de Veracruz se han presentado los 4 serotipos, siendo la entidad más castigada por el dengue.

La Secretaría de salud insiste en que el dengue, chikungunya y zika son enfermedades prevenibles, ya que la mayoría de los factores que facilitan su propagación son controlables mediante prácticas de prevención individual y comunitaria.

  1. La manera principal de protegerse es seguir las medidas de saneamiento básico y protección personal, principalmente evitando la creación de criaderos de mosquitos.
  2. Hay que lavar con jabón y cepillo cubetas, piletas, tinacos, cisternas, floreros, bebederos de animales y cualquier recipiente que pueda servir para que se acumule agua y los mosquitos se reproduzcan; y tapar todo recipiente en el que se almacene agua.
  3. Se deben voltear cubetas, tambos, tinas, macetas o cualquier objeto en el que se pueda acumular agua, ya que los mosquitos buscan estos lugares para reproducirse y tirar botellas, llantas, latas o trastes que ya no se utilizan y en los que se puede acumular agua.
  4. Se aconseja cambiar el agua de los floreros y bebederos de mascotas cada tercer día, barrer y mantener en orden todos los espacios en los que desarrollamos alguna actividad y/o vivimos y dejar el larvicida que coloca el personal de la Secretaría de Salud en los contenedores de agua.
  5. En caso de presentar fiebre, dolor de cabeza, mialgias y artralgias, malestar general, dolor atrás de los ojos o exantema, hay que acudir a la unidad de salud para ser atendido, y en su caso, para la realización de la prueba confirmatoria.

El médico indicará el tratamiento a seguir para aliviar el dolor y la fiebre, además hay que guardar reposo en cama y tomar abundantes líquidos para evitar la deshidratación y en todo momento evitar automedicarse.

Las complicaciones del dengue son más frecuentes en niños menores de 1 año, en personas mayores de 65 años y en personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, por lo que hay que recibir atención médica cuanto antes.