¿Cuantas oportunidades dejamos pasar por no estar preparados para tomarlas?… De eso se trata la vida, de estar listos para tomar las mejores opciones que se nos presentan y no perderlas por no habernos dispuesto desde antes para cuando éstas sucedieran.

Aplica para todo… lo mismo para una relación que para una oportunidad laboral, se requiere que hayamos dedicado tiempo y empeño en el crecimiento personal y profesional.

Sin esperar a que llegue el momento y sentir que no podemos tomar lo que la vida nos brinda.

De hecho, en la medida en la que nos sentimos satisfechos con nosotros mismos podemos distinguir estas oportunidades, de lo contrario vamos con los ojos cerrados, ignorando lo que nos vendría bien.

Es cierto, a veces también nos toca esperar, pero es importante que en ese tiempo de espera estemos trabajando para cuando llegue lo que estamos esperando.

El trabajo personal necesita ser una actividad continua, en la que nos ocupemos de estar bien física y emocionalmente.

Nunca sabes cuando puede ser ese encuentro especial que tanto anhelas, en que momento se requerirá de tu perfil para un empleo mejor, o si desearas estar en mejores condiciones físicamente para enfrentar el estrés o disfrutar de un acontecimiento único en tu vida.

Lo cierto es, que no hay nada más real que el presente, es ahora cuando puedes invertir tu tiempo y tu energía en disfrutar de este y estar listo para lo que está por venir.

No se si recuerdas alguna vez que lamentaste el no poder asistir a un evento porque físicamente no te veías como te gustaría, si no te atreviste a salir con quien te interesaba porque no habías cerrado el ciclo con los sentimientos de tu relación pasada, o si no te inscribiste para aplicar un examen porque no habías estudiado lo suficiente… las grandes oportunidades de la vida no se presentan todos los días, algunas, incluso, si las dejas pasar no vuelven más o tardan mucho tiempo…

Para lo que sea que desees vivir es indispensable que participes con antelación, que puedas levantar la mano y decir: “Aquí estoy”, o “Aquí voy”.

Por si te preguntas, cómo es que alguien tiene lo que quiere, analiza lo que hace, generalmente quienes tienen éxito en las diferentes áreas de su vida son personas que se esfuerzan y se exigen en el día a día, por eso es que coinciden con la ocasión para concretar lo que desean.

Son personas que no actúan solo llevadas por la emoción, porque aún cuando están tristes o enojadas no se rinden, no abandonan lo que deben hacer en lo cotidiano, están seguras de que cada paso las acercará a la meta que se han fijado, y si las circunstancias cambian también han desarrollado los recursos para hacerle frente a las modificaciones que se vayan presentando.

Si, es cuestión de actitud, pero, esa actitud es una determinación que cada quien se impone.

Imagínate que mañana mismo se presentará lo que tanto has esperado… ¿Estarías listo?

Claro, hay ocasiones en que será así y lo harás, sin embargo, es seguro que te iría aún mejor si estuvieras más preparado.

Decide cuidarte, atenderte, procurarte, seguir creciendo, para que él no hacerlo no sea un obstáculo para ti.

Asume la responsabilidad y el compromiso que tienes contigo, con tu vida, si quieres lo mejor trabaja para lograrlo.

Ojalá que estés listo para vivir plenamente, para atesorar lo que tienes y conquistar lo que quieres.

Todos tenemos recursos para hacerlo, reconoce los tuyos, fortalécelos y ¡ve por la vida de tus sueños!

Puede sonar fantasioso, pero la única persona que puede hacer la diferencia entre la fantasía y la realidad, eres tú… ¿Lo pensé o lo dije?

 

¡Abrazos!

 

Twitter: @Lorepatchen

Psicología y Coaching

Entre Géneros, jueves 8:00 PM. Hidalgo Radio

COMPARTIR