Pareciera que en estos momentos ya hay personajes y partidos que se han adelantado por mucho en los tiempos políticos, lo cierto es que solamente van a sobrevivir aquellos partidos que verdaderamente demuestren que sus intereses son ajenos, a los de su grupo y de su instituto político, porque la realidad es que cada vez resulta más difícil engañara la ciudadanía.

Porque sí bien en estos momentos  hay quienes crean que se pude trabajar bajo las mismas formas, la realidad es que van a encontrarse con muchos obstáculos porque sí bien en estos momentos se dice y presume que una sola persona o un grupo han logrado un cambio, la verdad, es que no es cierto porque fue como todos reconocieron en su momento, el hartazgo y cansancio de la población lo que en realidad fue lo que cambio todo, y es por eso que se debe tomar en cuenta a la ciudadanía que es la que ha aprendido  que puede premiar o castigar a los políticos.

Sí aún hay quienes consideran que el tomar en cuenta a la población es poca cosa, solamente deben hacer un acto de reflexión para darse cuenta que eso es algo que no pueden hacer dadas las circunstancias en que los habitantes del país demostraron en los comicios del 2018 que pueden hacer lo que quieren, ya sea premiar o castigar a los de la clase política, en la que parece haber casos verdaderamente graves de que por un lado hay quienes no se han dado cuenta de lo que les sucedió y por el otro no dejan de actuar como oposición sin darse cuenta que ya son gobierno.

La realidad es también que los habitantes del  país en general esperan resultados y no solamente promesas y propuestas porque es de esa clase de acciones de la que ya está  cansada de que a cada cambio de gobierno sin importar el nivel al final sea lo mismo de siempre y que las condiciones de las mayorías sean cada vez las menos favorecidas y las que sean las que siempre tengan que pagar los “platos rotos”  mientras que unos pocos o un nuevo grupo tenga la idea o busque ser el más favorecido,

Lo malo es que persisten grupos que han comenzado adelantar los tiempos con el mismo tipo de prácticas que son de manipular a diferentes grupos afines para intentar sin importar el precio político que al final los resultados les resulten en contra porque tal parece que no saben que además de estar contra del sistema pretenden manipular a sectores como el de los jóvenes y campesinos a los  que aún engañan y manipulan con la idea de hacer quedar mal al sistema que los desplazó.

Pero aún peor es que hay quienes desde el poder actúan con doble moral al decir que están del lado de la población y por el otro lado solamente trabajan por sus intereses personales y de grupo en busca de que sus partidos y amigos, se mantengan en los cargos de poder por el mayor tiempo posible lo cual es muy normal en todos los que se dedican a la política en México y en todo el mundo, donde el interés principal y primordial es evitar en la medida del posible ser desplazados.

Sin embargo en este como en todos los casos que se han dado a lo largo de la historia de México en materia de política, solamente queda esperar a que realmente se de el cambio prometido ya que esa es la fórmula para que la población de su voto de y mantenga confianza a quien mejor la trate ya que como se ha comentado al inicio de esta columna, cada vez son menores las posibilidades para esos grupos que pretenden actuar bajo las mismas fórmulas.