Nunca, por ninguna razón deberíamos perderlo, todos necesitamos amor, pero este amor, el propio, es indispensable…

¿Han visto lo qué pasa cuando una persona recibe amor? Cuando se trata a alguien con respeto, con cuidado, esa persona florece… lo mismo ocurre cuando nos amamos a nosotros mismos.

En una escala del 1 al 10 ¿cuánto se quieren?

La mayoría de la gente afirma quererse, incluso he escuchado a gente decir que está en un 15 o en un 20.., solo que cuando vamos a la vida real nos damos cuenta de que el amor propio es más de lo que imaginamos, porque no se trata solo de verse bien, sino de pensar, sentir y actuar desde un profundo amor y respeto hacia nosotros mismos.

Hay gente que dice que se quiere, pero no cuida su salud física, emocionalmente se descuida, no atiende sus necesidades, se deja para después y no es parte de sus prioridades…

El amor propio inicia desde lo que pensamos de nosotros mismos, nada nos determina más que esto: AUTOCONCEPTO

De acuerdo a lo que pensamos de nosotros así no tratamos… ¿cómo es tu diálogo interno? ¿Qué es lo que te dices a ti mismo?

Un autoconcepto saludable no niega las áreas en las que necesitas cambiar o lo que puedes mejorar, incluso reconoce carencias y defectos, pero impera la parte positiva de ti mismo.

Pensar que eres valioso, digno de respeto, de amor, de una vida plena, de relaciones libres de violencia, que mereces ser feliz y disfrutar de tu vida te lleva indudablemente a sentirte bien contigo… a amarte y por supuesto a actuar para lograr aquello que piensas.

Amarte es una decisión personal, algunas personas tuvieron la fortuna de crecer en un entorno que les enseñó a amarse, otras tienen que aprenderlo con el tiempo.

Lo ideal es que desde la infancia nos enseñen a amarnos pero si no fue así, como adultos tenemos la responsabilidad de aprenderlo.

El amor propio es tan importante que puede salvarnos incluso la vida…

Porque cuando te amas te haces responsable de ti y te cuidas en todos sentidos.

No necesitas vaciarte para amar a los demás, de hecho, las relaciones sanas ocurren entre personas que se aman a sí mismas y pueden amar a los demás sin olvidarse de sí mismas y sin sacrificios.

 

¿Por qué el amor nos duele?

¿Qué nos hace depender de una relación?

¿Cuáles son los motivos por los que no marcamos límites con los demás?

¿Por qué la soledad asusta?

¿Qué es lo que nos impide irnos de donde no somos felices?

¿Qué creencias nos impiden tener éxito y ser independientes?

 

Porque no nos amamos lo suficiente para que el amor no implique sufrimiento, para que cuando una relación no funcione podamos marcharnos, porque el miedo a quedarnos solas nos hace tolerar la indiferencia, el abandono o el abuso de la pareja, porque no estamos conscientes de cuánto valemos, porque no hemos descubierto nuestros recursos para salir adelante y vivir mejor.

 

Si amas a tus hijos ámate a ti primero… enséñales a amarse amándote.

Si amas a tu pareja ámate a ti primero para tener una relación saludable.

Si a partir de ahora fueras tu mejor amiga, ¿qué harías por ti?

¿Cómo amarte?

Mejora tu autoconcepto

Detecta las creencias que te impiden quererte

Date permiso de ser feliz

Modifica tus hábitos, incluso tu estilo de vida

¡Ten una vida propia!

Relacionate sin violencia

¿Les digo algo?

El amor propio es una decisión de todos los días

Es un trabajo personal

No puedes dejarlo en manos de nadie, ni siquiera de las personas que te aman.

Si quieres mejorar tu vida, tus relaciones, tu salud, tu historia… empieza a amarte más.

Nunca es tarde para amarse.

Llena tu vida de amor… empieza por ti.

 

 

Twitter: @Lorepatchen

Psicología y Coaching

COMPARTIR