Ante la forma que han tomado los acontecimientos de las diferencias que mantienen la Universidad Estatal y algunas autoridades detrás de las cuales se especula que hay grupos políticos interesados en lo que políticamente pueda suceder en el 2020 en la elección de presidentes municipales y meses después para la elección del siguiente gobernador del estado.

Desde hace varios meses, se han dado constantes ataques contra la máxima casa de estudios cuyos directivos en su afán de defensa comenzaron hacer señalamientos hacia las autoridades del estado sin que hasta el momento ninguna de las partes involucradas haya demostrado fehacientemente el grado de culpabilidad de una o de otro de los involucrados en este problema que se asegura al final podría magnificar políticamente a una de las partes relacionadas.

Sin embargo, el golpe más fuerte se dio a inicios del año en curso por parte de las autoridades federales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que acusaron a la máxima casa de estudios del estado de varios posibles ilícitos principalmente de lavado de dinero, y después de manera paulatina, hasta de probable venta de hidrocarburo de procedencia ilícita, lo cual hasta el momento no se la ha podido comprobar de manera contundente a la UAEH.

Han pasado ya varios meses desde que se desató la guerra de acusaciones, donde al final y como en todas las cosas, forzosamente tendrá que haber un ganador y un perdedor, pero en este caso las partes en conflicto saben que estos momentos pueden ser muy bien aprovechados para poder sacar provecho político, lo cual al final también demostraría que el verdadero fondo de lo que sucede tiene un fondo de ese tipo y que los grupos saben que van por todo por nada pero que tienen que capitalizar a su favor de alguna manera sin importar el costo que pueda tener.

En el caso de la Universidad del Estado, hay quienes opinan que es lamentable que las partes en disputa mantengan como rehenes a los estudiantes y por otra parte el prestigio de una de las mejores casas de estudio superiores del país ya que bien o mal han logrado destacar académicamente, lo cual podría dejar un mal antecedente lo que llevaría a una caída a la Universidad Estatal a la que le llevó cien años poder posicionarse en mejores niveles.

Sin embargo será el tiempo el que dé la razón a una de las partes en este conflicto en el que mientras las autoridades federales que acusan y señalan, los directivos de la Universidad sin se defienden y presentan su postura, por lo que en la opinión pública nadie duda que todo sea resultado de algo que uno de los actores ha preparado de manera detallada para poder sacar el mayor provecho político rumbo a lo que se espera para los cambios de las autoridades más importantes en el 2020 y un año después.

La realidad es que aún se esperan varios roces más, algunos de ellos de mayor intensidad ya que al parecer ninguna de las partes tiene la menor de las intenciones de perder, pero sí de ganar todo políticamente, por lo que al final será el tiempo el que dé la razón a uno de los  actores, con el riesgo de que al que pierda pueda ser visto como la víctima y de es amanera ser apoyado por la ciudadanía como  ha sucedido ya en algunas otras ocasiones, por lo que no se debe olvidar que se han dado casos en los que algunos políticos buscan victimizarse para ser arropados por la población.

COMPARTIR