La familia Rothschild a la que se refiere el título de esta columna alude alude a una dinastía europea de origen judío-alemán. Algunos de sus integrantes fundaron instituciones de crédito desde el siglo XVIII. Recientemente han aparecido muy diversas notas periodísticas de todo tipo, mencionando la presencia de dicha familia en el sistema financiero de un gran número de países alrededor del mundo.

Aparentemente todo comenzó a mediados del siglo XVIII cuando el orfebre Amschel Moses Bauer, quien ejercía el negocio de “cambista” (eufemismo usado en lugar de prestamista) inició su negocio en Francfort, Alemania. Del escudo rojo usado desde ese entonces, representando un águila romana (motivo que aún aparece en el escudo de armas de la familia) proviene el patronímico de la misma (que literalmente significa escudo rojo en alemán). El hijo de Moses, Mayer Amschel Bauer (mejor conocido como Mayer Amschel Rothschild) se consolidó como un próspero banquero.

Tras la derrota de Napoleón en Waterloo, uno de los herederos, Nathan, logró hacerse de una fortuna, debido a que se encontraba colaborando con la casa de Thurn and Taxis, que tenía el monopolio de correos, motivo por el cual Nathan se enteró horas antes del resultado de la batalla.

Desde finales del siglo XIX existen documentales que evidencian la influencia de la familia en los sistemas financieros de diferentes gobiernos en el mundo. La película de 1934 La casa Rothschild, protagonizada por Boris Karloff, cuenta la vida de Mayer Rothschild. Parte de esa película fue utilizada posteriormente por el gobierno nazi como propaganda antisemita a cargo del ministro de propaganda Joseph Goebbels. Por otra parte, las acusaciones de sionismo hacia la casa Rothschild han sido consecuencia de la participación y activa colaboración de esa casa en la creación del Estado de Israel.

Es claro que muchos de los miembros de dicha familia han seguido participando activamente en el sistema financiero de Europa y USA. Sin embargo, la gran discreción que muestran en sus operaciones financieras hace difícil rastrear la totalidad de los bancos que poseen. Es por ello que quienes han intentado evidenciar la influencia de la familia Rothschild en muchas ocasiones son etiquetados como creadores de “teorías de conspiración”. Otro gran tema que debe seguirse investigando.

 

✉️ carlos.soto.cs8@gmail.com

Twitter: @Cs8Soto

COMPARTIR