Factores económicos internacionales pero también decisiones equivocadas y señales erráticas en políticas públicas del gobierno federal han originado un crecimiento económico de apenas 1.2 por ciento y un desplome de menos 1.1 en la tasa de crecimiento de la industria manufacturera, cifras muy lejanas a los índices que permitirían abatir realmente la pobreza en el país, alertó la Coparmex en Hidalgo.

El sindicato patronal convocó al presidente Andrés Manuel López Obrador a encabezar una cruzada nacional permanente por la inversión en pequeñas, medianas y grandes empresas, la del ahorro nacional y la de los capitales internacionales, en los sectores tradicionales, y en las vocaciones emergentes del país.

La mayor aportación que el Gobierno Federal puede hacer en estos momentos es precisamente generar confianza entre los inversionistas”, señaló al respecto el presidente del organismo empresarial, Ricardo Rivera Barquín.

Destacó el empresario la incertidumbre que han generado algunas de las medidas del gobierno federal y que están deteriorando el interés y la percepción que se tiene sobre México como un destino seguro para las inversiones internacionales y para detonar la inversión privada nacional.

El Poder Ejecutivo Federal no está otorgando esa certidumbre; la creciente desconfianza que genera ya está afectando las expectativas de crecimiento, el empleo formal y la inversión”.

Cita el empresario la opinión de expertos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas México, de que el país cerrará este año con la generación de 600 mil empleos formales, tan solo la mitad de los necesario para emplear a los jóvenes que se incorporan cada año a la población económicamente activa.

La inversión privada se encuentra estancada, sin variación alguna en su comportamiento del año pasado; de continuar la tendencia no será posible lograr las metas de desarrollo que el país necesita, y menos aún, el crecimiento anual promedio del 4% promedio anual que el Presidente ha postulado como objetivo”.

 

Programas sociales, solo de beneficio temporal

Rivera Barquín destacó que “las transferencias de recursos a sectores vulnerables desde el sector público, aunque justificados en casos específicos y de forma temporal, por sí mismas, no generan crecimiento y desarrollo”.

Es el empleo formal el indicador económico con más índice en la reducción de la pobreza, especialmente la pobreza extrema, aseguró,, y citó como ejemplo la región de El Bajío, la única en el país que ha logrado reducir su pobreza extrema de forma sistemática, “a partir de  tasas sostenidas de crecimiento por arriba del 6 por ciento e inversión extranjera de alto valor agregado”.

Otro caso más, Aguascalientes, redujo  su pobreza en 10 puntos porcentuales pasando del 38 al 28 por ciento. A nivel nacional esta reducción ha sido de solo 2.5 puntos y se mantiene en 43.6 por ciento.

El Estado mexicano tiene las herramientas para detonar el dinamismo de la economía mexicana acelerando la inversión pública, e incentivando de forma estratégica que otros sectores productivos también lo hagan”, insistió Rivera Barquín.

FOTOEspecial/Síntesis
COMPARTIR