Black Rock Inc. es una corporación estadounidense de gestión de inversiones globales con sede en la ciudad de Nueva York. Fundada inicialmente como administradora de riesgos y administradora de activos institucionales de ingresos fijos, BlackRock es hoy en día la administradora más grande del mundo con cerca de 6 billones de dólares en activos a partir de diciembre de 2018. Opera a nivel mundial con 70 oficinas en 30 países. Debido a su poder y al tamaño y alcance de sus activos, BlackRock ha sido denominado “el banco en la sombra” más grande del mundo.

Fundada en 1988 por Larry Fink, para brindar a los clientes institucionales servicios de gestión de activos desde una perspectiva de gestión de riesgos. Inicialmente, Fink buscó financiamiento de Pete Peterson de The Blackstone Group (lo que genera suspicacia sobre los códigos internos que dicho grupo maneja). A través de una agresiva estrategia de crecimiento, la corporación se ha posicionado en primer lugar a nivel mundial. Sin embargo, hay una cara muy oscura de la empresa de la que pocas veces se habla.

A pesar de los intentos de BlackRock de posicionarse como un inversionista sostenible, un informe muestra que BlackRock es el mayor inversionista mundial en desarrolladores de plantas de carbón, con un valor de 11 mil millones entre 56 desarrolladores de plantas de carbón. Otros informes muestran que BlackRock posee más reservas de petróleo, gas y carbón que cualquier otro inversor, con reservas totales que equivalen a 9,5 millones de toneladas en emisiones de dióxido de carbono, es decir el 30 por ciento de las emisiones totales relacionadas con la energía. En septiembre de 2018, grupos ecologistas, incluido el Sierra Club y Amazon Watch, lanzaron una campaña llamada El Gran Problema de BlackRock, que tiene como objetivo a evidenciar a esta corporación como “el mayor impulsor de la destrucción del clima en el planeta”.

BlackRock empezó a invertir en México en 2008 y tiene importantes activos en los fondos de pensión, el mercado bursátil, y la industria energética actuando tanto como inversor como gestor. Desde un discreto segundo plano ha activado redes de influencia que le han convertido en uno de los principales actores empresariales del país, indica una investigación del International Center for Journalists (ICFJ).

A través de instrumentos de inversión BlackRock tiene acciones en 69 empresas en la Bolsa Mexicana de Valores, lo que la hace la inversionista más grande del mercado bursátil mexicano. No participa en ninguna junta directiva, pero en su sistema de información procesa y almacena los documentos exclusivos que recibe como inversionista. Todo un tema que merece investigarse a fondo.

 

 

✉️ carlos.soto.cs8@gmail.com

Twitter: @Cs8Soto

COMPARTIR