¿No te preguntas cuáles son los motivos por los que continuamente se repiten situaciones en tu vida en las que parece que siempre estás pagando algo?

No es tan ilógico pensar que los resultados que obtenemos en la vida tienen que ver con cuánto y cómo participamos para que sucedan.

En el fondo, sin percatarnos de ello podemos estar condicionándonos para quedar en deuda con las personas con las que nos relacionamos, con nuestra salud, en el trabajo, ante nosotros mismos o incluso en situaciones tan tangibles como endeudarse económicamente una y otra vez.

Cierta vez alguien me comentaba que no recordaba algún momento en el que no hubiera debido dinero, y cómo cada vez que recibía dinero tenía que disponerlo para lo que ya debía… y si, puede pasar que necesites un préstamo o que no te alcance con lo que percibes, pero, vivir endeudado puede tener que ver más con una creencia sobre lo que mereces o no, que con tu situación económica real…

Personas que no son lo felices que pudieran ser porque inconscientemente tienen deudas emocionales contraídas durante su infancia, con sus primeros vínculos.

– “Estaba a punto de casarme y cancele mi boda, no podía dejar que mi madre viviera sola, al final, ella se enfrentó a la vida siendo madre soltera, no sería justo que ahora también yo la dejara sola”-   Esto es un comentario de una mujer que renunció a una relación por sentirse en deuda con quién hizo sacrificios por ella, o al menos, así es como ambas lo han vivido, no hay una manifestación explícita de “tienes que pagarme”, pero en una forma velada y muy sutil es así.

Y esto cuando se admite, porque en otras ocasiones es aún más inconsciente:

-“No se porque no me va bien, en múltiples ocasiones he estado a punto de concretar un gran negocio y de pronto todo se viene abajo, ya sea por cuestiones de salud o porque no termino de cerrar el trato”-… ¿será?

Es cierto, hay circunstancias sobre las que no tenemos control alguno, pero, también es verdad que asumimos conductas que están determinadas por lo que consideramos que merecemos o que no estaría bien que obtengamos porque inconscientemente tenemos una deuda familiar, social o personal.

-“Estoy cansado de estar pagando, siempre debo, todo lo que obtengo es lo mismo que debo pagar”-

Mira, en la vida todo, absolutamente todo tiene un costo… económico, emocional, en tiempo, en la dinámica de las relaciones…todo cuesta, cuidarte físicamente, mejorar tu apariencia, obtener un grado académico o un ascenso laboral, cuidar y mantener tus vínculos… TODO TIENE UN COSTO, la diferencia es ¿CUÁNTO ESTAMOS DISPUESTOS A PAGAR? Y si es proporcional o no con lo que recibimos.

Es distinto admitir que todo tiene un costo a que este sea una factura demasiada alta y nos termine afectando.

Las facturas que nos cobra la vida pueden ser recibidas con gusto, sabiendo que bien vale la pena pagarlas, cómo trabajar horas extra por un proyecto que va a beneficiarnos, saber y aceptar gustosos invertir tiempo y energía en el cuidado de una relación que nos interesa y nos devuelve satisfacciones, pero, de eso a recibir y pagar facturas como si fuese un castigo hay una distancia enorme.

La lista de facturas que nos cobra la vida podrían ser interminables, ¿cómo se detiene esto? Haciéndonos conscientes de cómo actuamos y discernir cuando es el costo “normal” que se paga por vivir, por relacionarse o por ser feliz y cuando es una factura que nos castiga.

Si en el futuro esta decisión que estoy tomando ahora va a salirme muy cara, ¿por qué no renunciar a ello antes de que suceda?

Si por ejemplo, puede empezar a cuidar mi salud hoy mismo, ¿por qué no hacerlo?

Renuncia a vivir en deuda, a vivir para pagar costos demasiado altos, y estos son todos aquellos que te perjudican, física, emocional, relacional y económicamente.

La vida nos cobra facturas, depende de nosotros elegir cuáles vamos adquiriendo y con cuáles no nos enganchamos porque no nos corresponden o son tremendamente altas.

¿A quién le debes tanto como para renunciar a tu bienestar? ¿No estás cansado de vivir pagando lo que no te corresponde? No firmes facturas que te dejarán en deuda contigo mismo… ¿Lo pensé o lo dije?

¡Abrazos!

 

 

Conferencista, psicoterapia y Coaching.

Twitter: @Loreparchen

📻 Entre Géneros, jueves 8:00 PM Hidalgo Radio.

COMPARTIR