La película La gran apuesta (The Big Short en inglés) es un filme biográfico basado en el libro homónimo de Michael Lewis sobre la crisis financiera de 2007-2008. Fue exhibida en USA en diciembre de 2015 y cuenta con un elenco sobresaliente de actores de Hollywood y personalidades del mundo de las finanzas, destacando la aparición del economista Richard Thaler (premio Nobel de economía en 2017).

El filme narra la participación de cuatro personajes involucrados de diferentes formas en la crisis financiera del 2008 en el mercado de bienes raíces en USA, una de las crisis más importantes de los últimos años. Al final de la película, se puede ver que varios de los personajes involucrados en la estafa, siguen teniendo prósperas vidas profesionales en el mundo de las finanzas.

En la columna anterior, nos referimos al papel que jugó la calificadora Standard and Poor’s (que fue la que avaló muchas de las hipotecas denominadas basura). Esto permitió que mucha gente no anticipara las enormes pérdidas que se produjeron después del primer trimestre de 2008 al invertir en instrumentos financieros conocidos como CDO’s (obligación colateralizada de deuda).

En una nota publicada el 3 de febrero de 2015 (7 años después de la crisis financiera) el periódico El País anunció la multa aplicada por el gobierno de USA contra la calificadora S&P por haber manipulado las calificaciones de riesgo de valores financieros respaldados por hipotecas subprime. El término subprime se usa para calificar un historial crediticio con riesgo de “no pago” alto.

El pago que efectuó S&P al Departamento de Justicia ascendió a 687.5 millones de dólares, más 77 millones adicionales que S&P aceptó pagar a la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC en inglés). El diario El País menciona que la multa resulta irrisoriamente baja, tomando en cuenta la duración y el tamaño de la crisis. Varios de los bancos responsables de la crisis financiera resultaron no ser sancionados y hasta el 2015, continuaban vendiendo CDO’s.

Una de las calificadoras más influyentes del planeta se ve involucrada en una cadena de corrupción, finalmente admite pagar una multa desproporcionadamente baja. Eso recuerda el conocido adagio: “El que hace la ley hace la trampa”.

 

✉️ carlos.soto.cs8@gmail.com

Twitter: @Cs8Soto

COMPARTIR