La delegación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Hidalgo, realizó una serie de precisiones, luego de que circulara en redes sociales un video con un incidente en su Hospital de Pachuca.

El pasado 11 de marzo, se presentó en el área de Urgencias del Hospital General “Dra. Columba Rivera Osorio”, un incidente con una derechohabiente, identificada con las iniciales GZM, quien es madre de una lactante de 4 meses de edad, quien solicitó consulta en el área de Urgencias para su hija a las 09:30 de la mañana, por lo que pasó al área de Triage en donde el caso de la menor fue clasificado como código verde.

El ISSSTE detalló que de acuerdo a los lineamientos establecidos en la “Guía de Referencia rápida del Triage Hospitalario de Primer contacto en los servicios de urgencias para el segundo y tercer nivel”, estos son padecimientos que no ponen en peligro la vida y no requieren atención médica de urgencia.

Derivado de esta situación, se le informó a la derechohabiente, pero al identificar que entró otro paciente antes que ella, el cual fue clasificado como una urgencia verdadera, con código amarillo, esto le generó molestia, a lo cual reaccionó con violencia al patear la puerta de acceso de los pacientes hacia el área de atención médica.

Desafortunadamente, la acción de la mujer provocó que se rompiera el cristal inferior, además de que la mujer incitó a otras personas a que reaccionaran de manera agresiva ante la demora, sin considerar que es un servicio de urgencias, en donde hay personas que sí requieren atención médica prioritaria y no como en este tipo de casos, en que debieron de agendar cita en medicina familiar.

El ISSSTE informó que, por normatividad, no se puede excluir o dejar de atender a la derechohabiencia, pero de acuerdo al esquema de atención TRIAGE, los tiempos de espera prolongados son de acuerdo a la demanda y clasificación del proceso de semaforización que se implementa con los pacientes en las áreas de urgencias de hospitales y clínicas.

La delegación refiere que al momento del incidente, simultáneamente una persona del sexo femenino, que no es derechohabiente e iba de acompañante de otro paciente que estaba esperando su atención médica, empezó a convulsionar en la sala de espera, por lo que de inmediato salió un médico a auxiliarla y fue ingresada al área de urgencias para su atención.

Esta mujer que convulsionó fue egresada una vez estabilizado su padecimiento, situación fortuita que generó mayor impacto en la población que esperaba ser atendida.

La niña lactante de 4 meses fue diagnosticada con un cuadro de infección de vías respiratorias altas, por lo que según el ISSSTE, no debió haber acudido al servicio de urgencias, sino a su Unidad de Medicina Familiar.

El ISSSTE manifestó a la población en general la importancia de hacer un uso adecuado del servicio de Urgencias en las Unidades hospitalarias, con la finalidad de evitar la sobresaturación del servicio, que pone en riesgo la atención oportuna a los pacientes con verdaderas urgencias, y que inciden de manera negativa con la atención que se debe de ofrecer a los pacientes con calidad y calidez.

No obstante, el ISSSTE Hidalgo hizo mención a que se sensibilizará al personal del servicio de urgencias en temas como “Buen Trato”, “Inteligencia emocional”, “Manejo de conflictos”, y demás temas que garanticen una atención adecuada.