El movimiento activista Marea Verde en Hidalgo, en favor de la legalización del aborto, informó que la entidad tiene el registro de 207 carpetas de investigación y averiguaciones previas contra mujeres que abortaron del 2015 a 2018.

Integrantes del movimiento activista señalaron que en este periodo a nivel nacional se cuenta con más de dos mil investigaciones por parte de las Fiscalías de Justicia de las cuales, poco más de 200 pertenecen a Hidalgo, sin embargo, se desconoce cuantas se han sentenciado pues la Procuraduría en el estado no proporcionó esta información.

Conformado por varias organizaciones y activistas defensoras de derechos humanos, dieron a conocer que el próximo 15 de febrero de 10 a 14 horas llevarán a cabo en el Congreso Local el foro “Caminando hacia la despenalización del aborto en Hidalgo” dirigido a diputados, diputadas, asesores y asesoras legislativo.

El objetivo es concientizar a los representantes del poder legislativo sobre la importancia y necesidad del acceso al aborto legal y seguro para que se respete la voluntad de las mujeres que así lo requieran mediante jornadas informativas, “que no se vallan a confundir… es información, los derechos humanos no se pueden someter a consulta”, reiteró Bertha Miranda Rodríguez, coordinadora de Ddeser.

El movimiento pro aborto busca proteger que ninguna mujer sea violentada en sus derechos reproductivos; tal como lo es la maternidad; y que está obligando a políticas de clandestinidad, “porque el aborto se está practicando, no va a implicar más casos, sino que se registre los que ya están existiendo”, señaló Elsa Ángeles, integrante de Marea Verde.

Además, dieron a conocer que Hidalgo se coloca en el cuarto lugar de mujeres que acuden a la Ciudad de México en busca de un aborto legal según estadísticas de Interrupción Legal del Embarazo (ILE); con mil 93 casos registrados desde abril del 2007 hasta diciembre del 2018.

Los datos anteriores indican que en Hidalgo el aborto es un proceso recurrente y una necesidad de salud reproductiva de las mujeres, pero cuando el acceso es restringido o no pueden trasladarse a otro estado se pone en riesgo la salud y la vida al hacerlo en forma clandestina en defensa de los derechos sexuales”.