Tal y como la palabra lo dice, los partidos políticos se encuentran no solamente partidos, sino totalmente fracturados, al grado que ninguno de los que cayeron en desgracia despega y siguen sin despegar y sin causar efecto alguno entre la ciudadanía de la cual se han propuesto recuperar su confianza, pero como se ven las cosas, parece que les será muy difícil ser aceptados nuevamente.

A excepción del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que en estos momentos goza de las mieles del poder, el resto de los partidos se han propuesto toda una serie de acciones con las que aseguran que, en el corto o mediano plazo, van a regresar a los sitios de preferencia y poder que algunos de ellos han probado, y que por la manera en que son vistos por la población, parece que les va a costar más trabajo y tiempo del que se imaginan para poder regresar a los cargos de poder público.

De los institutos políticos como el PRI y Acción nacional que han tenido la oportunidad de hacer algo para estar en las preferencias de la ciudadanía, simple y sencillamente se aprovecharon de la ocasión y dejaron pasar la oportunidad de mantenerse en los más altos sitios de poder, por lo que ahora más que con recelo son vistos con coraje, y eso de que realmente puedan recuperar la confianza de la población, en estos dos casos no solamente se ve lejano, sino casi imposible, por lo que necesitan no solamente pedir perdón y una nueva oportunidad, sino hasta un posible cambio de nombre, pero además hasta de personajes que los dirijan.

Sí bien ha habido personajes de la política estatal y nacional que han manifestado que el sistema de partidos ha caducado, entonces es tiempo de que los actores políticos vayan pensando ya en otras estrategias porque no pueden pasar por alto que en estos momentos el partido en el poder hará lo mismo que ellos hicieron durante mucho tiempo, hacer todo lo posible por no dejar que los demás lleguen a los cargos de poder público, lo que será un nuevo obstáculo en el que van tener que pensar la manera de enfrentar.

De partidos como el PRD, que en su momento tuvo la oportunidad de poder destacar y probar las mieles del poder, simplemente desde su interior se emocionaron y creyeron que aliados con los grupos de poder iban a tener una oportunidad, pero como al igual que a otros institutos políticos no le hacen falta enemigos externos, sino que los tienen en casa, pues solamente basta darse cuenta de los resultados que han tenido y que no es por nada pero todo apunta a que en los siguientes comicios se pueden quedar hasta sin el registro nacional y poco a poco perder el de los estados, hasta extinguirse.

Otro partido en el estado que también ha demostrado hasta con creces que no necesita contrincantes para acercarse a la desaparición, es el Partido del Trabajo, ya que al menos en el estado la pugna es tan grande que sus militantes han comenzado a emigrar a otras agrupaciones políticas, pese a lo que los integrantes de las dos dirigencias que hay en el estado y que ya no se sabe cuál es la “espuria”, no atinan a resolver los problemas por dirigir al Partido de la Estrella que cada día está más fracturado y que parece dar sus últimos suspiros.

Pero al mismo tiempo y en una total incongruencia ya hay agrupaciones civiles como Redes Sociales Progresista, que aseguran venir con todo no solamente para ser partidos políticos, sino para entrar en la pelea por los cargos de elección popular en el caso del estado a partir del próximo año en la elección de presidentes municipales, pero eso es algo que se antoja más que difícil dados los antecedentes que algunos delos lideres tienen en otras instituciones que llegan a convertirse en partidos y después de sus primeros triunfos, comienzan las disputas internas y luego en una sola elección lo pierden todo, sí alguien duda de eso solamente pregunten a Nueva Alianza  y Encuentro  Socia que están sostenidos con alfileres aunque estos digan los contrario.

COMPARTIR