Como parte de los trabajos de los Foros ambientales, en la sede del Congreso del Estado, el investigador Francisco Patiño Cardona presentó una postura científica respecto a la posibilidad de afectación humana por la remoción de los Jales de Pachuca al municipio de Epazoyucan.

Durante el encuentro que tuvo lugar en la sala de los Constituyentes Hidalguenses de  1917 en el Congreso del Estado, el investigador manifestó que en este tipo de encuentros no solamente se trata de abordar u na vez más la problemática sino de hacer toda una serie de propuestas para evitar situaciones de riesgo de a la salud de la población y al medio ambiente por la emoción de los residuos de las minas conocidos como Jales.

Luego de dar a conocer los antecedentes históricos de la procedencia de los jales, Patiño Cardona, manifestó que  hasta el momento y como  resultado de varios años de investigación, se ha llegado a toda una serie de  conclusiones respecto a los residuos de las minas que fueron sacados para la explotación de minerales como la plata y el oro en la capital del estado y municipios aledaños.

Todo lo que en lo particular he comentado y lo que se tiene presentado hasta el momento sobre el tema, lo avala la información profesional de varias décadas de investigación en este tema ya que en lo personal me he dedicado por varios años al estudio de los metales pesados para contribuir a minimizar el problema de contaminación  del medio ambiente en las regiones como la capital de estado y zonas como Epazoyucan donde se pretende el traslado de millones de toneladas”.

Luego de reconocer el esfuerzo de los integrantes de la agrupación civil “Por el Bienestar de Epazoyucan”, y la labor del diputado local Víctor Guerrero Trejo, por la apertura a este tipo de temas que dijo antes no eran abordados, manifestó que los desechos mineros tienen aún grandes cantidades de metales pesados que de alguna manera y al no ser bien aprovechados pueden causar afectaciones a la salud de la población y al medio ambiente.

Actualmente tenemos cien millones de toneladas de jales, porque originalmente teníamos 120 millones pero a lo  largo de 500 años solamente se han aprovechado 20 millones, los que contaminan a Pachuca y Mineral de la Reforma, además de Velasco en Omitlán y en Zimapán, donde se tienen los mayores volúmenes que en el caso de la capital del estado pretende ser removidos”.

Por último, el investigador reiteró el llamado a su propuesta de aprovechamiento de este tipo de residuos mineros, los cuales además de asegurar que podrían dar varias toneladas de plata y oro, pueden generar cientos de empleos, además de evitar con ello que su remoción o traslado a otras zonas del estado solamente generen mayores volúmenes de contaminación al medio ambiente y riesgos a la salud de la población por los metales pesados.