Fanatismo, sectarismo, intransigencia, intolerancia e ignorancia. Son conductas negativas que afectan al individuo, perturban porque obstruye su desarrollo cognitivo, arruinan la educación, desmantelan la cultura; dañan el saber y limitan la comprensión. Además, ponen en peligro al individuo, limitan el progreso de su sociedad y prolonga la mejora de la humanidad. Por eso, hombres visionarios distinguieron los perjuicios causados por estos males, saben del gran daño, por eso han querido erradicarlos con leyes, como la propuesta del literato Víctor Hugo, ante la Asamblea Constituyente de 1848 en Francia, exclamó “La ignorancia es peor que la miseria”.

En el trascurso de la historia de la humanidad ha habido avances en conocimientos, ventajas logrados a través de la reflexión de sus componentes, es cómo surge la filosofía. Estas mentes   lucidas dieron saber su pensar con mitos, con teorías científicas y con inventos tecnológicos ha renovado el bienestar de la humanidad. La filosofía surge con la búsqueda de explicaciones sobre el origen de los fenómenos naturales, comportamiento de animales, de acciones humanas.

La psicología, biología, etología animal, ciencia de la educación y psiquiatría han dado a saber la relación de afecto entre hombre y perro, dependencia que data aproximadamente 14, 000 años. La ciencia de la conducta compara que el cariño prevaleciente es similar a una madre e hijos. Se ha descubierto que acercamiento y después dependencia es el resultado de la hormona oxitocina, conocida en ámbito psicológico y químico por hormona del amor. Este saber es el resultado de estudios realizados por estudiosos de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azabu (Japón).

Este descubrimiento fue publicado en la sección curiosidades de la revista Muy interesante, “la oxitocina, es la que, con la evolución de este animal junto con su mejor amigo, ha creado una conexión tan fuerte como laque se crea a nivel biológico entre padres e hijos”.  Agrega que el vínculo se refuerza entre perro y dueño con el simple contacto visual reciproco.

Más no siempre ha sido con mirada afectiva del humano y animal, sino a veces ha sido al contrario, como fue narrado por el escritor por Albert Camus en su obra el extranjero. Eh aquí un fragmento.

Al subir topé en la escalera oscura con el viejo Salamano, mi vecino de piso. Estaba con su perro. Hace ocho años que se los ve juntos. El podenco tiene una enfermedad en la piel, creo que sarna, que le hace perder casi todo el pelo y lo cubre de placas y costras oscuras. A fuerza de vivir con él, solos los dos en una pequeña habitación, el viejo Salamano ha concluido por parecérsele. Tiene costras rojizas en el rostro y pelo amarillo y escaso. A su vez el perro ha tomado del amo una especie de andar encorvado, con el hocico hacia adelante y el cuello tendido. Parecen de la misma raza y, sin embargo, se detestan”.

Culturas antiquísimas coinciden que el perro fue aparecido en el mundo antes que el hombre, así fue la creencia de egipcios, chinos y pueblos mesoamericanos, entre estos, la cultura maya. El libro sagrado de Mayas Quiche señala: “los animales son creados por los dioses después las montañas y las plantas. Los animales fueron recluidos castigados confinándolos en monte por no pronunciar palabras que sirvieran a los dioses para ser adorados, para ser venerados fueron creados el hombre”.

El perro, fungió como guardián, compañía y guía para el inframundo, por eso, varias culturas al morir el amo del animal enterraban al perro en fosas de los amos para ser guía de sus almas. Por eso y muchos más el perro fue y es fuente de inspiración para poetas.

Briceida Cuevas poeta maya de Campeche vierte su sentimiento en sus piezas poéticas referente a los perros, los derrama con mucho contenido emocional y filosófico.  Comparto al distinguido lector su sentimiento al mejor amigo del hombre. Obtenido de su poemario el quejido del perro.

 

VI

¿Quién es el que estira la tortilla dura con la mano izquierda
y luego
saca la mano derecha para golpear?

Perro que no abandonas a tu dueño,
perro que no muerdes a tu señor,
perro que amas a tu amo:
préstale tu lengua al hombre,
para que también le escurra la baba,
moje la tierra,
y siembre, como tú, la comprensión de la existencia.
Préstale tus ojos al hombre,
para que mire con tu tristeza.
Préstale tu cola al hombre,
para que la mueva con alegría,
cuando lo llamen: KS, KS, KS;
para que la guarde entre sus pies con tu vergüenza,
cuando le digan: B’J, B’J, B’J;
préstale tu nariz
para que husmee la bondad que sólo existe en las manos del niño.
En fin,
préstale tus colmillos
para que se muerda la conciencia.

Conciencia humanitaria hacia:  animales, plantas y hacía sus iguales.