Los actuales, como dicen los funcionarios con más “tablas” que nadie, son tiempos de reflexionar respecto a lo que realmente sucede en el tema del desabasto de combustibles, que no es ni ha sido un asunto fácil de abordar porque de haber sido de esa manera, hace muchos años que se hubiera arreglado sin mayores problemas, pero al parecer era algo que nadie quiso o se atrevió hacer dada la complejidad del tema y de las circunstancias que se desatarían.

Lo cierto es que todo ha generado toda una confusión que no se descarta pueda o pretenda ser aprovechada por alguien, aunque lo que realmente no han tomado en cuenta quienes así piensan, es que a pesar de  todo la ciudadanía que apoyo al nuevo presidente para llegar al cargo y hasta quienes no lo hicieron están a favor de la manera en que se está atacando esta problemática que al mismo tiempo está  resultando más dolorosa de lo que se esperaba y pensaba.

La idea y finalidad de muchos de los ciudadanos, es que sí estas medidas son para acabar de una vez por todas con todos aquellos delincuentes y no de cuello blanco que por un lado presumen de ser honestos y de estar contra la corrupción y en favor de la transparencia y ña rendición de cuentas, finalmente son los que  más provecho han logrado por el robo de hidrocarburos, lo cual se afirma que es pagado por a mayoría de los mexicanos que compran las gasolinas.

Parecería extraño que a estas alturas y por la forma en que se presenta el desabasto, que personas entre taxistas, conductores de unidades del servicio de pasajeros, así como trabajadores incluso de instancias oficiales, digan que sí esta medida es para acabar con los privilegios que tenían unos cuantos con el robo de combustibles desde las mismas instalaciones de petróleos Mexicanos, como se sabía desde siempre, pues vale la pena soportar por un tiempo estas condiciones ya que al final serán las mayorías las que tengan verdaderos beneficios.

También parecería algo fuera de lo normal o común que empleados de gobierno, militantes de los partidos que en sus tiempos lograron renombre y después el rechazo ciudadano, estén a favor de estas medidas las cuales aseguran son de verdadera justicia social, aunque la mayoría de estos personajes aún miran a su alrededor antes de poder dar a conocer su sentir y forma de pensar respecto a todo lo que se  vive en torno a la falta de gasolinas, lo cual esperan que pase lo más pronto posible para que al menos la ciudadanía  comencé a sentir los beneficios.

Sin embargo hay quienes no dejan pasar oportunidad alguna como es el caso de algunos expendedores de combustibles quienes  al puro estilo de sus partidos o con los que simpatizan y siguen a muerte por los beneficios que en su momento lograron, aprovecharon la situación y comenzaron a vender hasta en 25 pesos el litro de gasolina, lo cual fue mal visto por cientos o miles de ciudadanos quienes con el  beneficio de las  redes sociales además de rechazar estas medidas abusivas, invitaron a toda persona a no acudir  a esos lugares, además de que una vez que se  regularice la situación, se les aplique la misma medida.

Otras de las preguntas que también surgieron entre la población, esa misma que no se ha dejado engañar desde el año pasado, es en el sentido de dónde provienen los ataques a estas acciones contra el robo de combustibles, por medio de las redes sociales donde se sabe que son muchas las descalificaciones, las cuales  tienen un sello innegable y que a pesar de que todos se dan cuenta de donde provienen, estos grupos parece ser que no aprendieron la lección de julio pasado.

COMPARTIR