El presidente Andrés Manuel López Obrador regresó a la pagaduría de la Presidencia de la República  22 mil 313 pesos que se le agregaron a su primer pago quincenal como Jefe del Ejecutivo federal, que debió ser de 53 mil 159 pesos pero que como el trámite se realizó con el cálculo dela antigua Ley de Remuneraciones recibió 76 mil 159 pesos.

Hasta donde me alcanza la memoria nunca antes había sabido de un gobernante mexicano que regresara el excedente de su salario, porque nunca antes ningún presidente había determinado bajarse el sueldo y tomar su remuneración como medida para fijar los salarios en la administración pública.

Luego de que López Obrador dijera que el anunciado recorte a tres instituciones de educación superior se debía a un error y que cumpliría su palabra de mantener en 2019 el presupuesto del que gozaron durante este año, más la recuperación de la inflación (indexación) dos de los máximos directivos de instituciones que sufrirían recorte presupuestal anunciaron que se bajarían sus remuneraciones en concordancia con el programa de “austeridad republicana”.

El desliz en la elaboración del presupuesto 20129 significaría que las universidades Nacional Autónoma de México (UNAM) y Autónoma Metropolitana (UAM), así como el Instituto Politécnico Nacional (IPN), sufrirán una reducción de entre 1.03 y 3.43 por ciento, respecto al subsidio federal recibido este año.

Tras el compromiso presidencial de reponer dichos recursos,  los rectores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, y del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Mario Rodríguez Casas, anunciaron que disminuirán sus ingresos con el objetivo de alinearse a la política de “austeridad republicana” asumida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El compromiso se hizo en el marco de una reunión de trabajo de la Junta de Coordinación Política con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en la que también se comprometieron a transparentar y hacer eficiente el gasto de estas casas de estudio.

Rodríguez Casas detalló que actualmente su sueldo neto es del orden de 106,000 pesos y la disminución que se aplicará será de entre 12 y 15 por ciento, para permanecer en aproximadamente 92 mil pesos.

Graue señaló que la reducción a sus percepciones salariales será del orden de 22 mil  pesos, aunque no aclaró el monto total de su sueldo neto mensual.

Lo bueno de todo esto, es que ambos académicos aseguraron que esta política de reducción de salarios no afectaría a investigadores y personal administrativo de las casas de estudio, pero, por otro lado, el gobierno federal ha insistido en llamar a unirse a la austeridad y abiertamente se ha hecho la recomendación a la iniciativa privada a no elevar las percepciones.

Si en México los sueldos fueran bajando y las fuentes de empleo dentro de la administración pública disminuyeran, qué va a pasar con la capacidad adquisitiva de la población, quiénes serán los ciudadanos que puedan mantener el mercado nacional activo  y lograr que fluya el circulante.

Cientos de empleados por honorarios del Sistema de Administración Tributaria (SAT) en diferentes partes de México dicen haber sido recortados de sus fuentes de empleo, sin recibir liquidación, y si esto se extiende a otras áreas qué va a pasar con un volumen más amplio de desempleados en el país.

Lo cierto es que los grandes proyectos que requiere México no se pueden financiar con los salarios de los trabajadores ni con sus ahorros para el retiro.

✉️ Georginaobregon433@gmail.com

Twitter: @Georobregon