Sí bien es cierto que llevar las riendas de una comunidad, un municipio, un estado y un país es muy complejo también; es cierto que es susceptible de tener tropiezos y cometer errores, pero también es una realidad que hay personas y grupos que harán todo lo posible por que las cosas no salgan como se esperan, no solamente para hacerlos quedar mal sino principalmente para hacerlos ver como incompetentes y eso les dé la oportunidad de regresar a los cargos de poder.

Es por eso que en todo momento y desde siempre en la actividad política, en cualquiera de sus diferentes niveles, ha habido personas y grupos que se encargan de ver todo aquello que pudiera redituarle algunos dividendos ante la ciudadanía, ante la cual hacen todo lo posible por hacer quedar mal a quienes por la buena o la mala o con las mismas trampas llegaron a los cargos públicos, de los que de alguna manera salieron por haber realizado un mal trabajo.

Principalmente, en la política hay zancadillas que provocan tropiezos que con toda intención son preparadas desde los diferentes cargos de poder donde los grupos encumbrados ponen todo tipo de obstáculos, desde la no entrega de recursos a los oponentes con lo cual pretenden hacer creer a la población que no se aplican los recursos o bien que estos son desviados con otros fines lo deja un mal antecedente entre los diferentes sectores de la población.

Otras de las acciones según “especialistas” políticos son las inconformidades como marchas, plantones y señalamientos de todo tipo por parte de grupos afines a quienes de buena o mala manera perdieron los cargos de poder, donde tuvieron la oportunidad de conocer las diferentes formas de hacer quedar mal a quienes en su momento fueron sus contrincantes políticos.

En estos menesteres, siempre ha habido grupos afines que al mismo tiempo lucran con las necesidades de algunos sectores de la población al gestionarles y entregarles apoyos para que de algún manera los tengan sometidos y obligarlos a marchar, manifestarse y hasta mantener plantones para buscar hacer que alguna autoridad sea mal vista por la población, lo cual en gran medida consiguen, aunado a la falta de recursos que les retienen, complica aún más las formas de trabajo de quienes posiblemente lleguen con buenas intenciones a un cargo de elección popular o público con el apoyo de algún familiar o conocido.

Pero sin duda, lo más siniestro y que pareciera sacado de otros lugares o la fantasía, es la forma en que operan algunos grupos de personas enquistados en el poder, donde además de cometer todo tipo de abusos y excesos, actúan con hipocresía y falta de ética y todo tipo de preparación porque su único interés es mantenerse o llegar a los cargos de poder sin importar las consecuencias y el saldo que sus acciones puedan tener hacia los diferentes sectores de la población.

Es por eso que quienes ahora han logrado sus metas políticas, aseguran que han comenzado a tomar todo tipo de precauciones, debido a que han detectado no solamente personajes infiltrados en sus filas, sino que hay algunos otros que en su momento los atacaron e hicieron todo lo posible por que no cumplieran con sus objetivos políticos, y que ahora repentinamente se dicen dispuestos en colaborar y trabajar de manera coordinada, lo que les ha restado confianza y obliga a que sean vistos y tratados con todas las reservas, para que llegado el momento los obstáculos o zancadillas que les pongan no les hagan tener tropiezos mayores.