Previo al triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, en las elecciones federales de junio anterior se especulaba que si lograba ganar ese simple hecho provocaría una caída en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV)  y no fue así.

A partir del resultado de la consulta relativa al futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México  se resultaron movimientos a la baja  en materia de cotización del peso frente al dólar y en materia de mercados bursátiles, pero después las cosas se compusieron.

Sin embargo el jueves pasado la  BMV registró tendencia a la baja  tras el anuncio de que los diputados del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) había presentado  una iniciativa de ley por medio de la  que pretende prohibir el cobro de comisiones a los usuarios de los bancos, ya sea por servicios como consultas de saldo, uso de cajeros automáticos y reposición de tarjeta, entre otros.

El anuncio  provocó una caída en las empresas del sector financiero que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), encabezadas por Grupo Financiero Banorte, con pérdidas de 11.90 por ciento, Gentera (10.23 por ciento), Grupo Financiero Actinver (11.30 por ciento), Grupo Financiero Inbursa (10.08 por ciento), Santander (8.12 por ciento) y Banco del Bajío (6.97 por ciento).

Ante ello, al día siguiente el presidente electo tuvo que desmarcarse de la iniciativa que subiera al pleno de la Cámara de Diputados Ricardo Monreal  para prohibir que los bancos cobren comisiones a sus usuarios, al indicar que  al menos en los primeros tres años de su gobierno no hará modificaciones al marco legal en materia económica o fiscal y no cambiarán las reglas de operación en los bancos en México.

Somos respetuosos de las iniciativas que presenten los legisladores, pero nuestra política es la de no modificar el marco legal en relación con el funcionamiento de bancos y de las instancias financieras”, dijo y aclaró que la iniciativa aún no entra a discusión en comisiones.

A ello se agregaron las declaraciones de Yeidckol Polevnsky, líder de Morena, quien señaló que la iniciativa de referencia  no fue consultada con el partido e incluso ella se dijo sorprendida.

Y es precisamente ese aspecto, que aparentemente el Congreso de la Unión, que es mayoritariamente morenista, presente iniciativas cuya aprobación influya en la vida del pueblo de México y el equipo de transición del presidente electo y la presidencia de su partido no estén enterados.

 Si continúan las sorpresas de ese tipo éstas podrían ser consideradas por los emprendedores e inversionistas como signos de inestabilidad económica y financiera en el país, pues al parecer un día la Bolsa Mexicana de Valores se va a la baja y al día siguiente López Obrador tiene que enmendar la página para que se recuperen dicho organismo.

Ya está probado que el próximo mandatario federal es un gran comunicador y tiene la capacidad de informar con precisión lo que planea, pero lo que se debe de hacer es establecer la estrategia adecuada para evitar que los inversores privados y sociales rehúsen seguir invirtiendo en el país ante los vaivenes bursátiles que generan anuncios como el del jueves.

 

✉️ Georginaobregon433@gmail.com

Twitter: @Georobregon

COMPARTIR