El primer visitador de la Comisión de Derechos Humanos, Humberto Vieyra Alamilla, dijo que avanza el proceso de entrega-recepción y dejarán al próximo ombudsman menos de 200 expedientes rezagados o en integración.

Vieyra dijo que el proceso de entrega-recepción está avanzando gradualmente, pues es algo que se venía organizando y planeando desde hace tiempo, y la instrumentación va en muy buenos pasos.

Aseguró que cuando Nicolás Habib llegue como presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, recibirá una Comisión funcionando y trabajando y pueda constatar punto por punto y expediente por expediente que recibe una Comisión laborando.

Reconoció que en materia de derechos humanos siempre hay pendientes, por lo que esperan dejar los menos en todos los rubros, y dejar una Comisión fortalecida.

En cuanto a los expedientes en rezago e integración, indicó que se trata de dos cosas muy diferentes, mismos que no van a pasar de los 200 expedientes, sino es que menos, ya que trabajan a marchas forzadas para poder resolver los asuntos que se puedan resolver lo más pronto posible, tratando de beneficiar a las personas y haciendo las gestiones en el menor tiempo posible.

Aseguró que Habib recibirá una Comisión con el menor número de expedientes en rezago, trabajando con muchas actividades de promoción y difusión, con un organismo que Habib se va a encargar en los próximos 5 años de consolidar todavía más.

Vieyra explicó que algunos expedientes se rezagan por sus características, ya que no todos son similares, pues hay expedientes que se pueden resolver en dos días o hasta en un día, otros se pueden resolver en un mes y hay otros que trascienden los cuatro meses, “y sobretodo son los expedientes que tienen una complejidad en su integración”.

Esa complejidad implica allegarse de información, de pruebas, el hecho de que hay expedientes que con una sola prueba se pueden resolver y otros que requieren cuatro o hasta seis tipos de pruebas, que se tienen que analizar e investigar a efecto de poder resolverlos.

El visitador reiteró que trabajan para que la nueva gestión trabaje sin grandes pendientes.

Sobre esos expedientes pendientes, detalló que por lo común cuando hay una cuestión médica, como no son médicos, tienen que pedir forzosamente una opinión médica y la piden a la Comisión de Arbitraje Médico o la Comisión Nacional de Arbitraje Médico o a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y esas opiniones médicas o dictámenes tardan, pudiendo tardar hasta 4, 5 o 6 meses, con lo que se rebasa el tiempo de integración de la prueba que es importante para la Comisión.

Otra cuestión que rezaga es que en expedientes en que se llega a presentar tortura, es muy necesario contar con el Protocolo de Estambul, documento que diseñó la ONU para detectar casos de tortura, “nosotros no tenemos los psicólogos, los médicos, para poder emitir esos dictámenes y pedimos apoyo de la CNDH, de la PGR, y cuando nos la dan, la respuesta no es en dos días llegan a tardarse de 6 a 8 meses o a veces hasta 9 meses en emitirnos el documento y es eso lo que hace que se desfasen”.

Indicó que a veces al integrarse el expediente, al llevar dos o tres meses, la persona que levantó la queja entera que hay otras pruebas o sabe que hay otras pruebas, y pues ya con tres meses que lleva el expediente, cuando les dan esa información, se tienen que allegar de esas pruebas, y no es tan sencillo recabarlas, por lo que deben trascender ese tiempo para contar con las nuevas pruebas presentadas.