La delegación del ISSSTE en Hidalgo indicó que durante las vacaciones de verano, es muy común que los miembros de la familia presenten algunas enfermedades relacionadas con las salidas a balnearios, pueblos mágicos, bosques, playas u otro tipo de excursiones o viajes.

La razón es que aumenta la probabilidad de comer en la calle o compartir lugares públicos como baños, regaderas, albercas, etcétera, por lo que al enfermarse algún integrante de la familia, puede presentar síntomas como vómito, mareo, fiebre, fatiga, diarrea, dolor estomacal, dolor de oído, entre otros.

Los especialistas del ISSSTE informaron que las enfermedades más comunes que se pueden contraer en la temporada de vacaciones son: deshidratación, micosis (hongos), otitis (infección en los oídos), alteraciones de sueño, alergias y picaduras, manchas en la piel por exposición al sol, infecciones urinarias, intoxicación, golpes de calor o problemas respiratorios.

Por ese motivo, exhortaron a la población a que si sale de paseo, tome en cuenta las siguientes recomendaciones para prevenir enfermedades, y en caso de contar ya con algún síntoma, acudir de manera inmediata a la Unidad de Salud más cercana para tener un diagnóstico y tratamiento oportuno, para poder seguir disfrutando de las vacaciones de verano.

Los especialistas aconsejaron hidratarse constantemente, utilizando agua embotellada o hervida, utilizar repelente de insectos en zonas de calor además de usar protector solar y evitar la exposición prolongada al sol.

Recomendaron evitar los cambios bruscos de temperatura y en materia de higiene, lavarse las manos antes y después de manipular alimentos.

Si el viaje es muy largo, el conductor debe procurar pararse en algún sitio y estirarse cada cierto tiempo, lo cual ayuda a la circulación, además de utilizar calzado adecuado en las salidas.

Se sugiere a los vacacionistas utilizar baños públicos limpios y nunca sentarse sobre la taza, utilizar papel y lavarse muy bien las manos; así también evitar el contacto con insectos o animales como ovejas, cabras, caballos o perros.

Los especialistas señalaron que si se tiene la necesidad de comer fuera de casa, hay que revisar bien que el lugar esté en condiciones higiénicas y que la preparación y conservación de alimentos sea la adecuada.

Muy importante es que si se va de paseo al campo, se evite el consumo de alimentos silvestres, como son los hongos, para evitar graves intoxicaciones.

En caso de padecer alguna enfermedad crónica al momento de viajar, como diabetes o hipertensión, el paciente no debe olvidar llevar el medicamento para evitar descompensaciones; además de que en familia es aconsejable llevar un kit de emergencia, que incluya elementos de primeros auxilios, ni olvidar el carnet o póliza, por si se requiere de atención de urgencia en donde vaya uno de paseo.

Por ello, los especialistas del ISSSTE destacaron que la prevención es la mejor inversión que se puede hacer para que las vacaciones con la familia y seres queridos sean satisfactorias e inolvidables.