¿Será que el amor está en el aire como dice la canción de Roció Durcal?, pues no cuando dos hombres, Donald Trump y Kim- Jong-un, tienen a la humanidad en vilo y al borde de la tercera guerra mundial. No cuando en nuestro país campea a sus anchas el crimen organizado, no cuando lxs políticxs mexicanos sólo actúan en su propio beneficio hinchándose de dinero, no cuando los valores están totalmente trastocados y lo que antes era bueno, ahora es malo y lo que era malo ahora es bueno, vulgo una profunda crisis civilizatoria.

¡No, el amor no está en el aire!, cuando por razón de género, el amor para las mujeres es una obligación, nos convencen de que las mujeres nacimos para amar, pero no es así para los hombres, cuando ellos siguen pensando en que el amor es cuidarlos, atenderlos, procurarlos, serles fiel, quererlos toda la vida y ellos no hacen los mismo con sus parejas.

Dice la canción que el amor está perdido, ¿dónde está el amor?

Hace algunos años, hice una gira con una caravana hidalguense que recorrió varias ciudades norteamericanas, nos fuimos en camión, hubo mucha oportunidad de platicar con las y los participantes. Ahí iba una pareja de artesanos de Huasca quienes hacía 7 años que no veían a su hijo y se encontrarían con él en Columbus, Indiana.

La emoción fue increcendo, esas personas ansiaban más que nada ver a su hijo. Cuando la madre lo tuvo enfrente lo abrazó, lo besó, lo acarició y le dijo cuánto lo quería y cuánto lo había extrañado, el padre no pudo hacerlo, al tenerlo enfrente, después de siete años de no verlo su estrecha masculinidad le impidió hacer lo mismo que ella, ¡se quedó con las ganas!, se lamentará para siempre.

Mostrar afecto y amor es simplemente una capacidad humana, no se trata de ser hombre o mujer, mostrar amor no quita ni virilidad ni poder.

El amor, hay muchos tipos de amor, es el sentimiento más genuino que la humanidad puede expresar, hay que recuperarlo, hay que alentarlo, hay que enseñarlo, hay que difundirlo, hay que valorarlo.

¡Dios no es el dinero, el dinero no es Dios!

No hay que esperar otro sismo, para mostrar amor al semejante, conmovedoras las imágenes de miles y miles de personas en la Ciudad de México y otros estados, salvando, ayudando, consolando, atendiendo a las y a los demás.

Por su parte las autoridades, lxs empresarios, lxs políticos, las fuerzas armadas, se montaron y adueñaron de la solidaridad y del amor, intentaron hacerlo suyo, hicieron spots aplaudiéndose y dándose las gracias, pero ésas primeras imágenes obtenidas de decenas de teléfonos celulares no nos las quita nadie de la mente.

¡Puro poder, el de la gente!

No dejemos que el amor sea una llamarada de petate, no se duerman, no se hagan a un lado, ya no se conformen,  que no les ocurra lo que a mi generación después de los terremotos del 85, es necesario volver a experimentar ése poder, es necesario que quienes se sienten dueños del país, se vuelvan a espantar por vernos de a miles en las calles.

Es necesario que el amor nuevamente esté en el aire, como hace un poco más de un mes.

 

✉️ botellalmar2017@gmail.com