Los sismos del mes de septiembre vinieron a “cimbrar” al sistema financiero mexicano y a evidenciar irregularidades en los contratos de seguros; de ahí que la Semana de la Cultura Financiera, de la Condusef, la semana anterior, estuviera enfocada precisamente a este renglón, informó en Pachuca Mario Di Constanzo, presidente de dicha comisión.

Tarjetas de crédito y débito, contratos de inversiones o de créditos, de seguros para autos o vivienda, enterrados en escombros, fue el amargo panorama que viven quienes sufrieron daños mayúsculos en los recientes terremotos que  afectaron, principalmente, a los estados de Morelos, Puebla, Oaxaca y la Ciudad de México.

Presente en algunas actividades de la Semana de la Cultura Financiera, Di Constanzo Armenta destacó irregularidades como “el exigir la presentación de un vehículo, enterrado en escombros, para pagar un automóvil por pérdida total, o que en realidad, en letras pequeñas, los montos de seguros en viviendas dañadas es por sumas mucho más pequeñas que las que el cliente creía haber contratado, son solo algunas de las más frecuentes irregularidades que tenemos detectadas.”

Informó el funcionario  que tan sólo en la primera semana tras los sismos la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), atendió unos 600 reclamos, “contra aseguradoras, principalmente.”

 

Viviendas Infonavit, aseguradas

Di Constanzo dijo a Síntesis que en el caso de las viviendas adquiridas con créditos del Infonavit, estas cuentan con un seguro contra fenómenos naturales.

“En estos casos el Infonavit finiquita de inmediato el crédito en vigor y lo da como cubierto, además de autorizar en automático un nuevo crédito para la compra de otra vivienda.”

Eso sí, el nuevo crédito comenzará a pagarse a partir de cero.