La Directiva del Grupo Pachuca informó que el día de mañana sábado 9 de septiembre, previo al encuentro Pachuca contra Guadalajara, la institución hidalguense rendirá un homenaje al guardameta Oscar Pérez.

El club Pachuca indicó que homenaje dará inicio en punto de las 18:30 horas, antes del cotejo en que los Tuzos se medirán al Rebaño Sagrado.

“El Conejo” cumple su última temporada como profesional, luego de que anunciara a principios de año, que aplazaría su retiro si Pachuca lograba calificar al Mundial de Clubes que se realizará en diciembre en Emiratos Árabes Unidos, cosa que el conjunto tuzo logró al vencer a Tigres y coronarse como campeón de la Liga de Campeones de la Concacaf, con lo cual, los Tuzos alargaron una temporada más la estancia de Pérez en las canchas.

Óscar Pérez, nacido en la Ciudad de México, pero con raíces familiares en el municipio de Zapotlán, inició su carrera deportiva en las inferiores de Cruz Azul.

“El Conejo” debutó en el arco de la Máquina Celeste en el año de 1993, donde destacó por sus rápidos reflejos y su imponente resorte, lo que le valió su sobrenombre, y donde todavía es un referente y leyenda de los cruzazulinos, ya que Pérez integró el último equipo que logró salir campeón, cuando la máquina se coronó en el estadio de los panzas verdes de León, en el año de 1997.

Pérez también es muy recordado y querido por la afición celeste, ya que defendió el arco del Cruz Azul que logró por vez primera para un equipo mexicano, llegar a una final de Copa Libertadores en el año de 2003 donde cayó ante Boca Juniors en la última instancia.

Su primer llamado a selección fue precisamente gracias a sus actuaciones en el arco de los celestes, que lo llevó a ser convocado para acudir como tercer portero en su primer mundial con la selección nacional, en Francia 1998, y también fue seleccionado en la justa mundialista de Corea-Japón 2002, donde ya fue titular.

Sin embargo, en el año de 2008, “El Conejo” salió de la institución cementera, para contratarse con los Tigres de la UANL, donde no contó con mucha suerte, ya que una lesión lo marginó del arco felino.

Al año siguiente, Óscar partió con destino a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, donde se enroló con los Jaguares de Chiapas, donde jugó una treintena de partidos en dos temporadas.

No obstante, “El Conejo” fue llamado en ese momento por el entrenador Javier Aguirre, para disputar el Mundial de Sudáfrica 2010, ya que era hombre de todas sus confianzas.

Tras el mundial africano, Pérez Rojas se unió a las filas del Necaxa, para después pasar a los Gladiadores de San Luis, equipo donde tuvo destacadas actuaciones.

Finalmente, en su última etapa como jugador, “El Conejo” recaló en Pachuca en el 2013, donde se ha convertido en referente e ídolo de la afición tuza, ya que en el conjunto blanquiazul, el legendario guardameta que suma ya 44 años, ha tenido su segundo o quizá tercer aire, pues con los Tuzos ya levantó el trofeo de campeón del Clausura 2016 y la Liga de Campeones de la Concacaf, e incluso se ha dado el lujo recientemente de anotar un gol contra el equipo que le vio nacer: el Cruz Azul.

Así que para cerrar su brillante carrera, sólo está a la espera de participar en el único torneo que le falta por disputar, que es el Mundial de Clubes, que se celebrará en diciembre venidero, en Emiratos Árabes Unidos.

Y a pesar de su edad, Óscar Pérez todavía entrena con la ilusión de un chamaco, un hombre súper profesional y sencillo que trabaja siempre para ser considerado en el once tuzo que Diego Alonso manda al campo en cada partido para defender los colores del Pachuca.