En 1962 se exhibió a nivel mundial  la película  italiana “Perro mundo” (Mondo cane),  filme que en esa época se consideró una novedad porque es un ejercicio cinematográfico a manera de documental que refleja la crueldad, la estupidez,  lo absurdo y lo grotesco que a veces puede ser la conducta humana.

Los productores de “Perro mundo”, Paolo Cavara, Gualtiero Jacopetti y Franco Prosperi, capturan distintas expresiones de diversas culturas del mundo, con escenas de muertes de animales, decapitaciones de toros, gente recibiendo cornadas, hombres borrachos, ritos de sangre con autolesiones o alusiones al canibalismo, entre otros muchos actos burdos y aparentemente carentes de razón de ser.

Si en estos tiempos se filmara “Perro mundo” en México los hechos reales y cotidianos que aún causan asombro en relación con dicha película podrían considerarse fuera de proporción, inusitados y dignos de una sociedad bárbara.

 

Homicidio múltiple

Durante el fin de semana que acaba de pasar la prensa nacional reportó que en la comunidad de El Batel, en el estado de Sinaloa, ocho personas fueron asesinadas, cinco por decapitación, dos por disparo de armas de fuego y una más por ahorcamiento al ser colgada.

 

Mutilación

En Pátzcuaro una cabeza y dos manos –al parecer de un hombre- fueron encontradas  en el interior de una cubeta en una calle céntrica, en donde dejaron una cartulina con un mensaje de amenaza contra ladrones de ganado.

 

Abuso de autoridad

Al transmitir un video, la cadena ABC puso al descubierto el momento en que dos oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) le ordenaron a Cruz Velázquez Acevedo, adolescente de 16 años oriundo de Tijuana, beber metanfetamina líquida que transportaba emboscada en dos botellas de jugo en su mochila.

El incidente ocurrió en 2013, pero apenas recientemente se dio a conocer el video en el que se ve al joven ingiriendo dicha sustancia, lo que en cuestión de minutos provocó que Cruz Velázquez comenzara a sudar copiosamente y súbitamente su cuerpo empezó a convulsionar mientras el adolescente gritaba “mi corazón… mi corazón” y cerraba los puños. El pulso se le disparó a 220 latidos por minuto y su temperatura alcanzó los 40 grados de golpe y murió dos horas después.

 

Robo de identidad

En Hidalgo, la semana anterior circuló por redes sociales una columna apócrifa del periodista local Adalberto Peralta, uno de los tres hermanos que tienen a su cargo el proyecto editorial del diario Plaza Juárez y, además, él es cabeza del noticiario radial  que se transmite en el horario vespertino por 98.1 de FM.

Si bien al difundirse dicho texto se detectó de inmediato que se trataba de un material falso, sí resulta preocupante el hecho de que personas anónimas hayan usurpado la identidad profesional del periodista para  emitir ataques al copiar el diseño de su columna “Alfil negro” y simular el estilo para escribir tan característico de don Adalberto.

Con esta medida la prensa local se enfrenta ante una amenaza que es preciso desarticular, dado que nadie descarta que en otra ocasión se intente suplantar la identidad de cualquiera de los muchos y muchas columnistas que emiten su opinión en los diversos medios  impresos y digitales que circulan en la entidad.

Es preciso que el incidente no quede en una ocurrencia sino que las autoridades correspondientes investiguen el asunto y apliquen las medidas correctivas que amerite este caso.

Por mi  parte expreso mi solidaridad  a Adalberto Peralta y espero que siga produciendo su colaboración ”Alfil negro”, con su exquisito estilo plagado de humor, detalles, anécdotas, conocimiento y experiencia.

 

Georginaobregon433@gmail.com; t: Georobregon

COMPARTIR