Solo deslaves menores de piedras sobre las carreteras, ha registrado hasta ahora el municipio de Mineral del Monte, en donde afortunadamente la elevación del terreno propicia que el agua de lluvia desfogue, sin poner en riesgo la seguridad de la población, informó el alcalde, Jaime Soto Jarillo.

Afortunadamente nuestro municipio no es de inundaciones”, aseguró el edil; sin embargo se realiza monitoreo constante tanto en presas como en deslaves.

Estamos monitoreando las presas todos los días para evitar que desborden y esto cause problemas”; de igual  manera se recorren las carreteras, los caminos, para detectar y atender cualquier deslave que ponga en riesgo tanto a vecinos como a turistas y visitantes que llegan al Pueblo Mágico de Real del Monte.

Hasta ahorita lo único que hemos tenido son pequeños deslaves en las carreteras, de tierra y pequeñas piedras”, aseguró, los que han sido atendidos con prontitud, pero el alcalde está consciente de que se continuar el clima lluvioso, y en plena temporada de huracanes, es necesario estar en alerta constante.

Estamos coordinados con los municipios vecinos, como Pachuca y Omitlán, para atender posibles contingencias”, pues en estos casos la respuesta más efectiva se tiene sumando esfuerzos.

 

Basura, un problema urgente

No es el caso, sin embargo, del tiradero a cielo abierto en donde depositan Mineral del Monte unas 20 toneladas diarias de desechos sólidos, y que se encuentra casi saturado.

Informó que el municipio de Huasca cuenta con un relleno sanitario y ha aceptado que Mineral del Monte deposite ahí sus residuos, pero eso sí, ajustándose a las normas ambientales.

Recordó que en Huasca ya se clasifica la basura en orgánica e inorgánica, para un manejo final más efectivo y sanitario, así que los vecinos de Mineral del Monte tendrán que comenzar también a clasificar sus desechos antes de depositarlos.

Esto ameritará además contar con lo menos dos camiones recolectores más, por lo que se ha solicitado el apoyo del gobierno estatal.