¿Qué suma y qué resta en tu vida? Lo que suma es aquello que provoca beneficios, que incrementa las satisfacciones, que nos brinda paz o incluso que, por lo menos, no nos perjudica… de ahí para arriba ya estamos sumando a nuestra vida.

Obviamente lo que resta provoca lo contrario, nos preocupa, angustia, nos incomoda, lastima o nos inmoviliza, detiene el desarrollo de áreas importantes o no da pie a las oportunidades para crecer.

Lo que suma por supuesto ocasiona un estado de salud física y mental que genera estados de ánimo que a su vez nos hacen más proactivos, estables, creativos o auto responsables para producir o mantenernos en estos estados de ánimo.

Lo que resta nos debilita, nos roba energía, nos lastima, y nos orilla a pensamientos y sentimientos que se acercan a conductas nocivas que directa o indirectamente nos perjudican más o por más tiempo.

A veces no sabemos porque nos sentimos mal, cuál es el motivo de la falta de energía, de empuje o de entusiasmo…

O no compréndenos porque se complican o retrasan ciertos proyectos que ya teníamos casi concretados…

Estamos en el ir y venir de las emociones sin comprender qué nos está diciendo que…

En el día a día hay que sumar soluciones, no conflictos.

Sumar amigos, no enemigos.

Acciones, no preocupaciones.

Sonrisas, no lágrimas.

Recuerdos felices, no rencores.

Hábitos que beneficien la salud física y mental y evitar lo que la afecta.

Pensamientos enfocados en los aspectos positivos y no en la falta y lo que no se tiene.

Una buena vida consiste en gran parte en aprender a distinguir aquello que incrementa las posibilidades de una vida plena y renunciar a lo que termina siendo un obstáculo para nosotros o para quienes nos rodean.

Sumar también implica construir vínculos sanos, estables y duraderos, que enriquezcan nuestra vida emocional, ofreciendo a la vida de otros lo mismo que esperamos recibir.

Fomentar y fortalecer un auto concepto positivo que favorezca lo que elegimos y como y cuánto nos comprometemos en ello.

Alejarnos de guardar resentimientos, o conservar recuerdos que lastiman las relaciones en el presente.

Si nos aplicamos en hacer de cuando en cuando una reflexión sobre que es lo que hacemos más: sumar o restar, también facilitaremos que lo que se elige en el día a día tome un camino más saludable y óptimo para alcanzar y concretar metas y proyectos.

Y para ello es necesario también saber que dejar, que soltar y dejar de cargar.

El pasado, como dicen, debería ser un trampolín, un maestro de vida y no una justificación para no avanzar.

Hay que colocar en el pasado lo que no es útil en el aquí y el ahora, comprendiendo que insistir en mantener vigente en la memoria los dolores o tristezas del ayer es un error que lamentaremos más adelante.

 

¿Qué sueles hacer mas: sumar o restar?

Si vamos a restar algo, que sea lo que ya vimos que no aporta resultados satisfactorios, que nos lleva a tropezar o que hace más complicada la existencia.

Hace tiempo leí un artículo que mencionaba la importancia de pensar sobre lo que pensamos, la metacomunicación nos invita también a hablar sobre lo que hablamos; es decir, que el crecimiento personal, la consolidación de metas y el fortalecimiento de los vínculos requieren una gran dosis de consciencia sobre lo que hacemos y no hacemos en lo cotidiano.

Lo que nos acerca a una versión mejorada de nosotros mismos, pero, si insistimos en cargar la piedra que nos lastima o lo que sea que nos detiene para realizarnos y permitir que otros se realicen estaremos siendo verdugos de nosotros mismos y también de los demás.

¿Cómo saber que sumar y que restar? Pensando si lo que estamos abonando en el día a día nos acerca o nos aleja del punto al que deseamos llegar.

A veces, necesitamos perdonarnos, reconocer que nos hemos equivocado, para aprender, no para atormentarnos con la culpa, para corregir o enmendar, no para instalarnos en el sufrimiento.

Hay tantas definiciones sobre la felicidad, y esta es tan subjetiva que sería absurdo aferrarnos a ser felices tal y como lo dicta un manual, la felicidad requiere una definición propia que entonces nos indique en donde estamos y hacia a donde queremos y necesitamos dirigirnos.

La mayoría de los seres humanos deseamos ser felices, y esto es totalmente válido.

Y si queremos ser felices, desde la definición que cada uno tiene de serlo, el siguiente paso es tener claro qué suma y qué le resta a esa felicidad.

 

¿Qué quieres sumar en tu vida? ¿Qué necesitas restar?… ¿Lo pensé o lo dije?

¡Un abrazo!

 

Twitter: @Lorepatchen

Psicoterapia y Coaching. Conferencista.

📻 Entre Géneros, jueves 8 PM, Red Estatal de Hidalgo Radio.

COMPARTIR