El poder judicial requiere ampliar juzgados de primera y segunda instancia en materia civil, mercantil y especialmente en familiar en los distritos judiciales de Tizayuca, Pachuca, Ixmiquilpan, Tula, Tulancingo, Huejutla y Apan; los cuales están rebasados en número y capacidad de repuesta, de acuerdo al informe de actividades 2016-2107 del Tribunal Superior de Justicia del estado de Hidalgo.

La magistrada Blanca Martínez Sánchez quien asumió la presidencia del TSJEH el 8 de noviembre de 2016, anunció que prepara un plan de apoyo con personal capacitado en salas de segunda instancia y distritos judiciales con exceso de controversias.

Además extender el sistema de justicia alternativa a través de mediadores ordinarios e indígenas y reforzamiento a los Consejos de Familia, que sólo son cinco para los 17 distritos judiciales.

Pese a las carencias, señaló que el reporte de factor Doing Bussines, que mide regulaciones para hacer negocios, calificó al poder judicial como un aparato que “genera un campo fértil para la inversión“.

Ante representantes de los tres poderes de gobierno, la magistrada presidente informó que la Secretaría de Obras Públicas (Sopot) hizo un levantamiento topográfico para construir el Tribunal Fiscal Administrativo, que deriva del Sistema Estatal Anticorrupción y los tribunales de Conciliación, que pasaron al poder judicial a partir de las reformas a la justicia laboral y entrarán en operación este año.

Y anunció que para 2018 el poder judicial requerirá también salas de oralidad mercantiles en cada uno de los 17 distritos judiciales, los cuáles son atendidos desde enero a través de la entrega de mobiliario.

Antes de concluir, se pronunció a favor de fortalecer la colaboración entre los tres poderes de gobierno con respeto, autonomía e independencia, y agradeció a magistrados y jueces el trabajo que desempeñan